jueves, septiembre 22

Yo los dejo.



Nada por acá
nada por allá
vacío
vacío
extensiones de nada.

El mago y su galera trunca
el azar me escupió otra vez.

Expulsados del destino,
serpientes que se escurren de las manos.
Ante todo en, un suspiro de agobio, resurjo siempre.
Hasta cuando?
Hasta donde?

Correré hasta esa posta
y luego hasta la otra
y así al infinito…
Quiero relajarme en la reposera del mundo
pero también mucha acción y vértigo
por eso me enciendo y me apago
soy ceniza y ave fénix.

Partir o llegar
parir o morir
Para que? Donde? Cuando?

Este callo en el alma
esta arruga en la perfección
piedra en el zapato.

Ya nos vamos…
tranquilos,
esto va a pasar
como el remedio necesario.

Me re escribo
después de la muerte de mi poesía
hoy quise enfrentarme a la hoja
y por lo menos sacar a cuentagotas
un poco de la llaga que impregna mi entraña.

Primavera y sol
para el responso del invierno.

Todo se sucede
y no soy una excepción
regalo un disección de mi alma
para quien quiera leer
para quien empatize.

Hoy me voy de los libros…
hubo un buen hombre que me llamo poeta maldito
también me dijeron: “tu libro esta entre el dark y el pop”.

Yo los dejo
yo me dejo
como quien se espanta de si mismo
al sorprenderse de su reflejo
perplejo
yo los dejo
que me rotulen y etiqueten
total ya esta todo inventado.

Lo distinto…
intento plasmar
el sudor de mi corazón en tinta
y que cueste
decir lo indecible
aunque ya este escrito en libros milenarios.

Feliz de soltar las amarras.

Vuelvo y también me voy
dejando un perfume
mezcla de:  te extraño y te olvido.