miércoles, mayo 18

Abrazar e incluir.




I

Hoy imploro,
después del silencio,
que nuevamente
el sol en mi corazón crece.

Cuando seres con maldad
hacen una disección de mi porvenir
o de mi pasado
y se ríen como en un aquelarre.

Yo empiezo lentamente a erguirme
atravesando el horizonte
y avizorándome esbelto
más allá…

en el futuro.

II

Junto con la gente
que sigue peleándole
a la crisis
resolvimos que la verdad
esta en el ser humano.

Las madres, niños, abuelos…
los trabajadores.

Seres anónimos,
son los que hacen la diferencia.

Están adentro, no afuera.

Nos toca trascender el egoísmo
mirar de frente a la cara del otro
sin avergonzarnos de nosotros mismos.

Eso se logra con una vida de justicia real
no de la que baja del martillazo del juez.

No hay comentarios: