miércoles, enero 30

Somos diamantes que brillan


Cuando fui viento

antes de habitar úteros vírgenes

volé rápido más rápido.

 

Cuando fui niño…

sentía tanto

vivenciaba paraísos imaginarios

ese era el mejor juego

el mejor plan.

 

Cuando conocí

mi propia fuerza interior

volví al principio

al viento, a la imaginación

a la salud mental.

 

En estas copas de cristal

frágiles que somos

que al romperse

no se arreglan

encontrar un bálsamo

es inspirador.

 

Por que hay que seguir siempre

hay que levantarse

aunque por momentos

mover un dedo

sea toda la lucha

toda la vida por vivir.

 

Al tocar fondo

al besar el suelo

no queda mas opción

que impulsarse

hacia arriba.

 

Cuando la recta

del día a día

sea avanzar un paso

y retroceder tres

también hay

que asomar la cabeza en el estanque

 y tomar aire

 

Por que la lucha de hoy

es la victoria de hoy y mañana,

para bailar en el abismo.

 

Somos diamantes que brillan.