viernes, enero 18

Tu fuerza interior


En el ocaso

de una ciudad

de una vida

un suspiro contiene

las correntadas de segundos

el tiempo relativo

pasado, presente y futuro.


La fuerza del espíritu merma

si no es puesta al limite

de la ebullición

y sostenida en el tiempo

para siempre.


Se suelta esa voluntad

y  la fuerza

de tu cosmos

da un cimbronazo.


 Los resultados

de lo que trazas

para tu porvenir

difieren

si has blandido

la espada de guerrero

o no,

o apretado los dientes

cuando los vientos

te azotan

resistiendo

por que te ves en un callejón

en atolladeros y turbulencias.


Si tu espíritu robustece

el lobo,

la bestia,

duerme a tu lado.

Cuando tu fuerza

se apaga

servís un festín

para los parásitos


Te ofrendas

a la depresión

y la inercia

soltando las riendas

de tu existencia

y la lumbre

para atravesar

parajes sombríos.


No descartes tu mayor fortaleza…

 es tuya

tu fuerza interior.