viernes, marzo 23

Me alistas para la batalla

Este verso
es de viento
también golpea
como una trompada
es dócil
e intenta escaparse y volar.

Tu sonido,
la cuerda que pulsas…
en tu corazón que resuena;
es mi verso
que es de agua
y de diamante.

Me cortas la cara,
rasguñas mi pecho,
me escupís,
me peinas,
me abofeteas…
y me alistas
para la batalla
-con una sonrisa,
dulce y cínica-
Pero con un profundo
amor maternal.

No hay comentarios: