jueves, agosto 5

cuatro poemas

habitaciones
vacías


I

El cielo gris
que nos atrapa,
la luz púrpura
que marca el fin.

Tu gesto de:
que nada es amor…
Junto a todo
mi desorden.

¿Cuantas
sonrisas
guardas
para después
del llanto?

II

Tengo un abrazo
y un lugar,
aquí…

Junto a las nubes
que trasparentan
que quieren ser nada.

Todo es frío…

Todo parece nada
cuando sos fría.

Las habitaciones
vacías,
llenas de tus “No”
fabrican un eco
que puedo tocar.


*


Limpiarás tus ojos.

Con esta luz… esta vez,
limpiarás tus ojos.

La ceguera que nos venden
los placebos sociales.

Ya sea el fútbol, la ultima noticia
o el programa de tv.

Limpiarás tus ojos
y serás flor hermosa.

Impermeable a esta basura
cegadora.


*


Iguales

En este espacio del tiempo
En una hoja sin vida
Con estas manchas en tinta
Que se complementan
Y completan,
regalo una parte de lo que siento:

Todos/as somos iguales,
particularmente singulares,
pero esencialmente iguales.

Distintos/as en la mochila
Distintos/as en la comida
Distintos/as en el dinero
Distintos/as en apariencia
Distintos/as…

Pero nadie es más ni menos
que nadie.

Somos iguales
es real.

Segregar es escupirle la cara a tu hermano/a.


*



La revolución cultural


Me lleno de nueva luz
y puedo sentirme, un abrazo al sol…
con el cosmos como amigo.

Doy el primer paso
eligiendo por donde.

Abriendo surcos
que puedan ser
el camino
de nuevos caminantes.

¡Es que se escucha el grito!
en el centro de la tierra.

Que todo busca
ser renovado.

Hoy florece
con nuevo impulso…

La revolución cultural.


*