lunes, junio 14

No endeudarme con mi alma.

Con la noche del alma,
me guardo para mi.

No me ofrezco
a los que me
quieren hundir.

Si hoy no soy voz
puedo resurgir en el mañana.

No importa ser el busto de
algo parecido a un prócer.
Que todos amen mi poesía.

¡Seguro estoy!
es mejor,
no endeudarme con mi alma.