martes, junio 3

Melodías descarnadas


Libro de poesía editado por editorial "Los cuatro vientos" -
Eric Thiemer 2007








FRAGMENTOS.

No escribas mis verdades sobre un eterno pedestal

No escribas mis verdades
sobre un eterno pedestal de piedra...
...todos los días rompo
uno de mis bocetos.



La ultima gota de la
moneda del mundo.


Un cielo negro, esferas, colores...
Un tiempo, una pausa.

Pero el cosmos y el reloj de arena fluyen.

Me siento frente al abanico del tiempo...

Me río con la amplitud del abanico del
Tiempo.

Este malabar del que soy partícipe,
es parte del malabar estelar...

El malabar estelar es el ultimo grano de
arena del reloj del mundo.

Esta gota es la ultima gota de la moneda del
Mundo...

abajo las tortugas gigantes para
devorarnos.


Me encuentro viendo al mundo...

Me encuentro viendo al mundo,
la gente se mueve como hormigas.

Veo al cielo las nubes no empañan al sol,
(y si lo empañan el sol no cesa su brillo.)

Cuando camino por las calles me siento uno con
la ciudad.

Siempre hubo un pensante...

Esta ciudad se quiebra,
el mundo explota,
los niños no comen.

¿Quién puede divertirse hoy
en este
baño de sangre?


Piscis

Y en febrero
hubo un nacimiento.
Un viento, un pez, una forma.

Un nacimiento inteligente,
rompió el hielo.

Hubo una copa, mar,
sol, viento, arena.

Cuando traspaso la dimensión
el pez salto voló cayó en la copa.

Hubo burbujas, un cielo azul.

El pez encontró su par en dirección contraria
Nunca se separaron.


Sirena

Escucho tu cantar
sirena de colores,
sirena hipnótica,
virgen musical.

Bobo transito por rocas
en la costa,
escogiendo conchas
para regalarte.

Me inspira el sol, el horizonte
los frutos del mar me deleitan.
Y tu cantar me desnuda,
exitado vibro con tu voz.

Volando voy en tu melodía
como partícula de cielo...
Me uno a tu útero sirena,
me encuentro con tu sexo.


Mariposa

Quieta pequeña mariposa
quédate con migo
quiero acariciarte.

Morirás pronto pero
me haces feliz
salgamos por las calles.

Allí veo a los niños
siempre me hablan
de ti.

La señora vieja siempre
te recuerda en
sus historias de exilio.

Y yo soy el único
afortunado en transitar
tu único día en esta vida.

Pequeña mariposa
sabes volar por eso
quiero que te quedes.

Tienes bellos colores
Cosa que
me agrada.

Y se me ocurre que
sabes mas sobre la muerte
que el párroco del pueblo.



El regalo que yo tengo.

Guardé tu regalo en un cuarto,
mi música, mi poesía, mi dibujo, mi pintura.

Esta todo en un cuarto.
Lo hice todo con dolor, dedicado a ti,
Musa de tantos colores...
tantos versos...
tanto sonido...

Todo tiene un significado,
el arte surge de una eterna necesidad.
En realidad Rainer lo dijo:
“Una obra de arte es buena si ha surgido de una
necesidad”*

Dar de mi, mi corazón me hace persona,
digno de humanidad.
Bello es regalar un mundo,
un universo.

El regalo que yo tengo es para todos.
Vos sos la musa que me lo regala,
y yo lo develo...
en este eterno presente.


*Rainer Maria Rilke.

Juventud


Juventud preciada cósmica flor
luz color novedoso,
siempre el sol revive.

Flor bella llena de incertidumbre...
Abismo.

También cielo horizonte punto de partida.
Amor.

Corazón que explota como el sol,
como flor de primavera con colores primeros.

Juventud libre como mil golondrinas
en busca del sol.


En tu luz.

Casi parte de vos, respirando,
mamando la energía como
leche de tus pechos.
Envuelto en vos inmerso
en tu luz,
en este momento de pasión
que parece eterno,
como si ya lo hubiéramos
echo en otra vida...
fundirse
ser los dos
un mismo
sol.

Siempre natural
volver a lo simple
donde termina ...
esa pobre cadena
pesada,
molesta.

Ahí donde me alejo de mi
me escapo de vos
y es aburrido,
y lo aburrido es peor,
es casi morir.

Cuando ya no
molesta el corazón
cuando frente a mi
te tengo,
siento de nuevo...
estar en tu luz.


Todos niños.

Porque solo veo al sol
esas pequeñas bestias
que muerden mis entrañas
mas se empecinan
y yo solo quiero cantar,
nadar entre peces de colores
pasar tardes
comunicándome con las
aves,
compartir mis juguetes con
los niños.

Desenfundo mi flauta
para hablarle
al sol
y mi melodía
juega con los arboles
y yo veo a mis amigos
rejuvenecer...

todos vuelven a ser
niños.


Vuelen como pájaros.

Todo guardadito en un libro está,
o en un local.
Todo guardadito, todo guardadito.

Vuelen hojas de mi cuaderno,
vuelen como pájaros.

Voy a perder un dibujo
en el centro de la ciudad.

Voy a perder cuadernos,
cuadernos y cuadernos.


Las madres

Loco en la vorágine abriendo y cerrando puertas,
el precipicio esta cerca el cielo también.

Las calles se tiñen de azul y el matiz gris de la ciudad empieza a incomodarme.

Todos vivieron la debacle y no repararon,
perdidas en la plaza sin variar su recorrido comenzaron la lucha en un mundo sórdido.

Nadie nos devuelve la paz,
ni a sus nietos y a sus hijos.

Al igual que las bombas en Japón y en
Irak...
Rompen el corazón de las madres.



Los doce años.


Cuando piden mi corazón
róbenselo en la hora mas oscura
cuando no me doy cuenta.

Boca abajo en mi cama
en la miel de la depresión
y unos libros cerrados.

Quién me dice
Para que sirvo?

Cuando me tiro a esperar
el fin
déjenme,
que me estoy acordando
de los buenos
momentos...

los doce años.



Espero.

1

No estoy listo para amar,
soy un mal mecánico
un cuervo solitario
la oscuridad de una cueva.

El silencio de la noche,
la luna sentenciosa,
la palabra simple
que no sirve de respuesta.

Respuestas fáciles
el manual de mi corazón
escrito en chino,
pobre es el amor.

La persona que muerde el polvo,
que sueña,
que se divierte con poco
no soy yo.

Mientras vivo empujo al mundo
A través de la cerradura,
El mundo yo
la cerradura también.

2

Y hoy no se llora como ayer
hoy se ríe como hoy,
se muere también
no solo hoy.



Y también te pierdo
de nuevo, cada primavera.
Y las flores me dan
nuevo amor.

Ya no me pierdo en el camino
me siento a pensar
a esperar un frescor en mi pecho.

Con corazón renovado
y buscándote,
que sos sombra,
que sos aire.

Espero, es mi verdad,
que mis promesas no se diluyan.
Que lleguen al fin
como una sentencia.