domingo, abril 13

Letras ahora

poema editado en antologia "Letras ahora" festival de vidas urbanas.

Principios

Escuchar
no hablar
actuar
sentir
amar
soñar
vivir
reír
llorar
gozar
sufrir
cantar
bailar
escribir
dibujar
pintar
trabajar
caminar
avanzar
llegar
empezar
nacer
morir

Y el sol
todo
lo
alumbra.

También,
el corazón
una
partícula de
sol.

Dos pinturas

Paisaje subconciente



Boca-ojo


Alma

Extractos de "Alma" segundo libro de Eric Thiemer.

Legitimamos.

Verte otra vez muy lejos, apenas percibirte,
y el adiós se entromete, el tiempo es distancia.
En la noche lastimera, saco tinta de mis dedos
mi corazón habla y habrá que congelar las palabras,
serviran para mañana
hoy no sirven.

La soledad no es buena consejera.
Y ni toda la sabiduría de los libros cura la miseria.
La caridad es un paliativo, un placebo asqueroso.

Salir a las calles no es la solución, las conozco bien,
enseñan pero a puñaladas, después de noches
de vagar sé que encierra este teatro.

Sí! el arte me da todo lo que necesito
para vivir.
Con los objetos de mi cuarto proveeré de cultura
un humilde palacete.
Tu traerás la cocina y heladera.

Suenas música, los perros duermen
les agrada.
Tenemos ganas de crear,
creemos en nosotros,
nos comimos grandes bibliotecas,
escuchamos discos de verdad.

Y hay pasta, contenido e ideales.
Nacimos en este mundo,
llegamos al bajo fondo
y encontramos en la expresión
la unica salida para seguir viviendo.

Así se cocina la única
amistad,
fraternidad.

Yo y mis amigos,
legitimamos:

Lo que las abuelas,
Madres,
Tías,
el mecanico,
el panadero,
el profesor de secundaria,
el policía,
el abogado,
el oficinista,
la universitaria...

Toman por hobbie.

Ámbar

Niña del sol que
marcas el camino,
niña del sol
dueña del pulso
dueña del timón
que enmarcas el porvenir,
gota de mar
microcosmos,
Ámbar
gota de miel
gota de luz
hecha de amor.

Corazón, te escapo.

Corazón, estoy sordo.
No te quiero escuchar.
Somos
marionetas
hasta que cortamos el hilo.
Venimos de la misma fábrica
obnuvilada, sórdida.

Corazón, te escapo...
y ya!

Pero después:
¿Quién recoge mis lágrimas?

La fuerza de la paz
el terror de la guerra.

Ya las familias se abrazan
rechazando la tortura.
Los novios se besan frente
al espectaculo de las flores,
rodeados de un aura primaveral.

Las golondrinas peregrinan,
los gorriones cantan.
El abuelo juega en la plaza
con su nietita aprovechando,
el sol matinal.

Al otro lado
todo se opaca.

Las botas metálicas ahuyentan
a las golondrinas y callan a los gorriones.
Un abuelo muere junto a su nietito,
por el estallido de una bomba.
Familias quedan bajo el cielo invernal
llorando su hogar destruído.

La fuerza de la paz, el terror de la guerra.

poemas anteriores





Poemas editados en antología "Letras Argentinas de hoy 2004" Editorial de los cuatro vientos.


Sensibilidad

Llanto en mis ojos
y no por dolor...
por sensibilidad
después de haberla perdido
entre cadenas y fragmentaciones.

Es bello volver a ver llover a mi alma,
después de opresiones y muerte
y no por alaridos desesperados,
sino por la suave brisa.

Canto, canto de guerra,
ante el espejo de la vida.
Eso da fuerza
a los muertos en vida.

Y vuelvo a ver al cielo,
al árbol, a la tierra,
como parte mía.

Todo por dejar mi corazón abierto
y mi sensibilidad encendida.

Te espero en otra vida.

Te espero en otra vida,

o cuando el cauce del río
llegue hacia el mar,
o el glaciar se derrita
y se funda e uno con el océano.

Te espero en otra vida...
seremos uno,
aire y sol,
cielo y estrellas.
Eternidad...

Te espero en otra vida...
cuando se derritan el corazón y el alma
y se hagan uno.

Uno con vos, uno con el sol,
uno con el mar, uno con el tiempo;
el tiempo, sin comienzo ni fin...
El tiempo de otra vida, otro mundo
otro amor...

El imán del mundo


Así es el corazón,
no tiene derecho ni revés,
ni principio, ni fin.
Es la savia del universo.
Le creamos muros,
que nos alejan de la eternidad.
Así es el corazón,
es el imán del mundo
y la verdad del hombre.